¿Conoces la regla 50/40/10? Aplica esta sencilla herramienta este 2021 y mejora tu situación financiera.

Un nuevo año ha iniciado y es un buen momento para comenzar con pie derecho, que la famosa “cuesta de enero” no se vuelva algo cotidiano en tu 2021. Decídete a realizar pequeños cambios que a lo largo del año generaran grandes resultados en tu situación financiera.

¿Conoces la regla 50/40/10? Aquí te explicamos un poco. Esta herramienta sencilla te permite conocer tu situación financiera y el nivel de endeudamiento que tienes en relación a tus ingresos. A pesar de ser una herramienta muy sencilla, a lo largo del tiempo y cuando la pongas en práctica te darás cuenta de los beneficios que traerán a tu vida financiera, el orden y el ahorro serán parte de tu rutina.

50%:

Para iniciar debes anotar tus gastos fijos o regulares, como transporte, alimentación, luz, agua, teléfono, vivienda, etc. La suma de tus gastos no debe exceder el 50% de tu salario o de tus ingresos.

Bonus: Si tus gastos fijos exceden el 50% de tus gastos, no te aflijas antes de accionar, puedes hacer una revisión y validar que gastos puedes reducir o buscar opciones más económicas.

 

40%:

Este porcentaje es utilizado para nuestros gastos variables, es decir cualquier gasto no indispensable o discutible. Aquí están incluidos todos esos gastos que puedes decidir realizarlos o no, un ejemplo de estos gastos son los viajes, compra de ropa extra, regalos o entretenimiento en general.

Bonus: estos gastos elegibles puedes reducirlos buscando ofertas, opciones más económicas, comiendo en casa de forma creativa, etc.

10%:

El último paso, pero más importante es el 10%. Este debe ser el porcentaje MÍNIMO que deberías ahorrar mes a mes. 

Cuando hayas terminado este sencillo ejercicio tendrás un panorama más claro de tu situación financiera, podrás evaluar si tus gastos tienen mayor peso sobre tus ingresos.

Ten cuidado si el porcentaje de gastos variables sobre pasa el 40% y tu ahorro por consiguiente es menor del 10%, esto es una señal de que estás gastando más de lo que deberías.

Recuerda la salud financiera comienza con cambiar hábitos, y cuando vayas viendo los frutos del ahorro, te sentirás más motivado a ir aumentando el % ahorrado mensualmente.